Contenedores porta-piezas y sistemas de carga/descarga

 

Funcionen con disolvente o con proceso acuoso en las máquinas en que lavamos las piezas en contenedores, éstos tienen una gran importancia.

 

Como concepto básico debemos tener en cuenta que para que a las piezas les llegue de manera regular y uniforme la acción mecánica de las duchas, turbulencias o ultrasonidos, estos contenedores deben ser lo más abiertos posible, también es así en las operaciones de secado ya sea con soplado, con aire caliente o al vacío. Entendemos por un contenedor abierto aquel que construido con chapa perforada o con malla metálica éstas tengan el máximo coeficiente de perforación que nos permita la pieza.

 

Disponemos de la más amplia gama de contenedores de dimensiones standard con grados de perforación óptimos para operaciones de lavado construidos en acero inox, Fe tratado o plastificado o incluso plástico. Además colaboramos con talleres de calderería expertos en la manipulación del acero inox que nos construyen contenedores de dimensiones específicas o incluso bastidores para posicionar las piezas de la manera más adecuada para favorecer el lavado y secado de las mismas.

 

 

Para trabajar de manera cómoda  y sacar el máximo rendimiento a una máquina tipo cabina lo ideal es situarle delante de la boca de carga algún elemento que nos facilite y reduzca los tiempos de las operaciones de carga y descarga de contenedores, especialmente en casos en los que las piezas a lavar sean muy pesadas o en los que en la cabina lavemos varios contenedores a la vez que normalmente colocaremos sobre una bandeja creando un conjunto también pesado.

 

Este elemento puede ser desde un simple camino de rodillos o mesa elevadora hasta un sistema completamente automático de carga y descarga, con pulmones de acumulación para contenedores con piezas a lavar a un lado de la puerta y con contenedores con piezas lavadas al otro, que permitan darle a la máquina la autonomía que necesitemos.

 

Filtros y separadores

 

En una máquina de lavar que los líquidos que utilicemos para este fin estén lo más limpios posible es fundamental.

 

Por lo que se refire a la eliminación de partículas sólidas (virutas, polvo metálico, etc..) aunque las máquinas ya disponen de serie de sistemas de filtrado, se les puede añadir como opción o posteriormente:

 

  • Filtros para partícula fina, intercalados entre la bomba y las duchas constan de un armazón de acero inox dentro del cual podemos colocar cartuchos o sacos del micraje que precisemos y de dimensiones standard de mercado. 

Estos filtros pueden ser individuales, varios en cascada o dobles para no parar la máquina cuando se colmatan y hay que intervenir. En la mayoría de los casos disponen de un presostato que cuando el filtro se satura da una señal al programador que hace que en la pantalla aparezca un mensaje para que lo limpiemos o sustituyamos.

 

 

Además y solo en las máquinas que trabajan con proceso acuoso:

  • Filtros/separadores magneticos, se componen básicamente de discos magnéticos que, gracias a un motor reductor, giran lentamente y de forma continua atrapando las virutas/partículas férricas que se encuentran en el baño. Unos rascadores se encargan de separarlas de los discos y éstas caen por una rampa al contenedor que hayamos previsto para su recogida.
  • Filtro con papel continuo, en las aplicaciones en que la máquina de lavar retira mucha cantidad de suciedad sólida y con partículas de pequeño tamaño, una buena solución para mantener el agua en condiciones es el filtro de papel. Básicamente se trata del mismo concepto que ya se utiliza para la filtración de taladrina en centros de mecanizado aplicado a la lavadora. En un extremo del equipo se situa el rodillo de papel filtrante nuevo y del micraje que más convenga, se extiende sobre una malla en la parte central donde recibe el agua sucia, ésta lo atraviesa dejándole las partículas y es bombeada de nuevo a la máquina, el papel se va colmatando y cuando el agua ya no es capaz de atravesarlo y queda encharcada un control de nivel da una señal para que el motor reductor haga avanzar el papel, dejando el nuevo en la zona de filtrado y enviando el sucio a un recipiente al otro extremo del equipo.

 

A parte de la partícula sólida también es muy importante la eliminación de los aceites en los baños. Así como en las máquinas que funcionan con disolvente los aceites extraídos de las piezas se eliminan por destilación (todos nuestros modelos incorporan de serie un gran destilador) las que funcionan con proceso a cuoso pueden equiparse con:

  • Separador de aceite por disco, un disco de acero inox gira lentamente, gracias a un pequeño motor, y extrae de la superfície del baño, por tensión superficial, los aceites que se hallan flotando en él. Unos rascadores de teflón limpian el disco y canalizan el aceite hacia un bidón exterior.

Este tipo de separador es mucho más efectivo cuando la solución de lavado está en reposo, es decir cuando la máquina está parada o si el depósito dispone de una segunda cámara para la decantación.

  • Separador de aceite neumático, es un tipo de separador muy eficaz, básicamente consta de una bomba neumática, con cuerpo de acero inox, que extrae el aceite de la superfície del baño (gracias a unos flotadores que siguen el nivel) lo bombea al interior de un recipiente, también de acero inox que contiene unos "rulos" especiales que retienen el aceite que al acumularse flota y es decantado a un bidón externo.

El agua, prácticamente exenta de aceites, se devuelve por gravedad al depósito de la máquina de lavar.

Generadores de vapor y enfriadores de agua

 

Aunque los sistemas de calentamiento de nuestras máquinas suelen ser eléctricos e incorporados en la propia máquina, en algunos casos y normalmente en grandes instalaciones de proceso acuoso pueden suministrase con intercambiadores para vapor o con generadores e intercambiadores para gas o gasoleo.

 

De todas formas hay una franja de máquinas, las de tamaño medio/grande que funcionan con percloroetileno, que precisan de vapor externo pero no en grandes cantidades, para ello, y si el cliente no dispone de caldera centralizada, podemos suministrar generadores eléctricos de vapor que al no trabajar a alta presión pueden instalarse cerca de la máquina en cualquier punto de fábrica con todas las ventajas que esto supone.

 

También pensando en las máquinas que funcionan con "per" y para evitar el consumo de agua, convirtiendo en circuito cerrado los sistemas de refrigeración de la máquina, disponemos de toda una gama de enfriadores de agua "chiller" con la potencia frigorífica adecuada para cada modelo.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© AGUSTI DOMENECH S.L.